Europa Viajes con lectores

Así recorrimos el país de Jane Austen con Espido Freire

By on 18 octubre, 2017

Acabamos de regresar de Inglaterra, donde dos grupos de viajeras (y algún viajero también) han vivido una experiencia singular: visitar los espacios en los que vivió y escribió Jane Austen, la autora que mejor ha sabido conectar con el corazón humano, y en particular, con el femenino. Además, lo hicimos con la mejor de todas las guías: la escritora española Espido Freire.

 #ViajealPaísdeJaneAusten ha sido mucho más que un viaje. Fue una experiencia mágica para todos los participantes, por muchas razones. Para empezar por la empatía y gran cercanía de nuestra experta, Espido Freire, una gran conocedora de la obra de Austen (a la que dedicó su libro Querida Jane, querida Charlotte) pero también una mujer apasionada, que trasmite a quien viaja con ella la vitalidad y el entusiasmo por lo que le rodea. “Cada vez que vengo aquí aprendo nuevas cosas, y no son palabras vacías”, decía Espido en su cuenta de Instagram, mientras enseñaba a los viajeros Bath, una de las paradas obligadas en este recorrido por la vida de Jane Austen. “MIS baños romanos, MI Abadía, MI Bath”, confesaba Espido.

Otra jornada importante es la visita a la casa-museo de Austen en Chawton, ” la casa en la que Jane Austen volvió a ser feliz”. Nuestros viajeros disfrutaron haciendo encaje de bolillos y tomándose fotos con vestidos de época.

Hubo tiempo para visitar la catedral de Salisbury donde se conserva la Carta Magna que los nobles obligaron a firmar a Juan Sin Tierra para limitar su poder. Novelas, obras de teatro y cuadros han nacido a la sombra de su enorme campanario gótico. Y por supuesto, también paramos en un lugar lleno de energía: el monumento megalítico de Stonehenge.

Un lugar que “continúa siendo un misterio para la mente y para la historia. Los cuervos revolotean sobre las piedras azules y nosotros giramos en torno al círculo para verlo mejor. Así durante miles de años: y las preguntas continúan”, escribía Espido Freire desde allí en su cuenta de Instagram.

Una de las paradas más especiales en este viaje al país de Jane Austen con Espido Freire es, sin duda, Winchester, donde Jane vivió los últimos meses de su vida y donde murió el 18 de julio de 1817, con 41 años (¡sí, este año estamos celebrando el 200 aniversario!). Pudimos visitar esa casa y ver la lápida bajo la que está enterrada en el interior de la catedral gótica de la ciudad.

Tertulia con Espido Freire en #EPVJaneAusten

En #EPVJaneAusten los viajeros se juntan cada noche con Espido Freire para realizar una tertulia y repasar datos y curiosidades de Austen, así como comentar las impresiones del dia. Aquí os dejamos un rato de la intervención de Espido. – con B the travel brand

Posted by El País Viajes on Tuesday, October 10, 2017

Como decíamos este es un viaje muy especial (que repetiremos también en 2018) que no se limita a visitar monumentos. Cada noche se monta una tertulia entre los viajeros y Espido Freire para repasar datos y curiosidades de Austen y comentar las impresiones del día.

Una de las viajeras explicaba muy bien el espíritu de este viaje en una entrada que acaba de publicar en su blog, Cuarto de Maravillas:

” Al margen de la innegable belleza de los lugares visitados, tengo que reconocer que las sorpresas en este viaje van mucho más allá. Porque ¿qué tenemos en común veinticinco mujeres (perdona Carlos, lo tuyo es un acto de amor a tu mujer) de diferentes edades y procedencias? Cinco catalanas, dos amigas granadinas, varias madrileñas, dos madres con sus hijas, unas hermanas, una gallega, una china en la setentena que viaja sola… y una escritora famosa de aspecto frágil y delicado, pero de discurso firme y preciosa voz de locutora de los años cincuenta, de cuando la radio era única forma de que las mujeres viajaran.”

El gusto por una escritora como Jane Austen significa mucho más que disfrutar con una novela de final feliz. Es apreciar la ironía, la sutileza, las conversaciones inteligentes aunque tengan apariencia de frívolas. Es ser capaz de empatizar con esposas aburridas de sus vidas y deseosas de agradar a todos los caballeros que no sean sus maridos, con hijas abnegadas que anteponen el deber a su felicidad, con madres frías y distantes, con padres ridículos que se ponen continuamente en evidencia, con caballeros orgullosos y despreciativos, con héroes y heroínas que son capaces de reconocer sus defectos.

Es apreciar una colcha de patchwork, un petit point en el asiento de una catedral (¡nadie lo roba!), un broche minúsculo de piedras duras, un papel pintado en la pared. Es emocionarse con un árbol centenario y un jardín de flores que ocultan en su desorden siglos de dominio de la horticultura. Es soñar con sentarse durante horas en un banco cualquiera (¡hay tantos!)  que nos recuerdan que a veces hay que parar, seguir con la mirada el movimiento de las nubes y serenar el alma”.

En 2018 volvemos al país de Jane Austen. ¿Te apuntas? 

TAG
POST RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO